Agenda investigación | Investigación | Catalogadores | Becas y ayudas | Asociaciones | Jobs Net | Contacta | Versión en Portugués  
Google
Presentación del proyecto
  Rincón del doctorando
  Diario de una doctoranda   estadounidense
  Carrera investigadora
  Testimonios de   científicos en el   extranjero
  Mujeres científicas
  El rincón español
  El rincón latinoamericano
  Emigración
  Desarrollo profesional
  La ética en la ciencia
   · Biotecnología
   · Ciencia      medioambiental
   · Consultoría      empresarial
   · Cooperación      humanitaria
   · Derecho de patentes
   · Edición científica
   · Informática
   · Medicina alternativa
   · Nanotecnología
   · Traducción e      interpretación científica
   · Otras salidas

Sobrevive y prospera

Primera parte: Bienvenido a mi pesadilla

MARK SINCELL
UNITED STATES

Los profesores titulares de una cierta edad suelen describir sus años de Doctorado con los mismos adjetivos que emplearían para referirse a un primer amor o a un paseo bajo la luna parisina. Eran felices, tenían alas para explorar a su antojo, se sentían intelectualmente estimulados y su productividad alcanzaba límites insospechados, libre de las cargas del trabajo administrativo y de la docencia.

Su historia se parece bien poco a la que cuentan los actuales alumnos de posgrado, carecientes de esa visión color de rosa que acompaña a la nostalgia. Saben que el Doctorado puede ser, a lo menos, una experiencia desconcertante como ninguna, y en el peor de los casos, la presión que trae consigo puede hasta matar.

Pero la búsqueda del título de Doctor tampoco es sólo fatalidad y desolación. El hecho de que los profesores sean titulares no quiere decir (necesariamente) que sean unos ilusos. Debe de haber una razón por la cual muchos de ellos recuerdan su etapa doctoral como uno de los periodos más significativos y gratificantes de sus vidas, ¿no? Pues sí... y no. No dudo de que a tu tutor los estudios de Doctorado le sirvieron de mucho. Si no fuese por ellos, carecería de su trabajo actual. Pero no lo dudemos: la Facultad no es un lugar fenomenal para todo el mundo. La buena noticia es que, a diferencia de lo que se suele creer, tú puedes influir en tu trayectoria doctoral. Y de esto versa precisamente esta columna: de cómo aprender a sobrevivir y a prosperar en los estudios de posgrado de carácter científico.

"Sobrevive y prospera" es el título de una serie de artículos mensuales que exploran las presiones, las ansiedades y las absurdeces a las que se tendrán que inevitablemente enfrentar los alumnos de Ciencias conforme van pasando por las diferente etapas de su educación de posgrado. En los artículos, ilustraré los desafíos que presenta el Doctorado, y ofreceré algunas estrategias para superarlos compartiendo historias extraídas de mis propias experiencias así como de experiencias de mi familia, amigos, enemigos y compañeros de trabajo.

Básicamente, la etapa doctoral, como casi todas las etapas de la vida, se reduce a personas y a relaciones. Esto quiere decir que todo lo que le concierne es dudoso y subjetivo, y que sus problemas se resisten a las soluciones únicas o a las listas de "qué hacer" y "qué evitar". Imagina, por ejemplo, que estás teniendo una discusión con tu asesor. Podría sugerirte que consultases tu caso con el Jefe del Departamento. Parece un buen consejo, y a menudo lo es. Pero si lo hicieses sin reflexionar previamente, podrías hasta terminar expulsado, si se diese la casualidad de que tu asesor y el Jefe de Departamento son camaradas sin escrúpulos que se ofenden fácilmente si ven que un alumno chivato se les pasa por encima. Y no pienses que eso nunca sucede: te lo aseguro, de vez en cuando pasa.

Así que, chicos, sujetaos bien el sombrero... La serie de aventuras doctorales está a punto de comenzar... Pero parémonos un instante antes de dar el pistoletazo de salida. Cuando hayas terminado el Doctorado serás varios años más viejo y estarás empapado de sudor, sangre y lágrimas. ¿Habrá valido la pena? Eso dependerá de tus expectativas. Así que
en el próximo artículo, daremos un paso atrás para hacernos (y quizás responder) la pregunta que atormenta a todo doctorando como un fantasma en un paseo por el cementerio: "¿Por qué diablos estaré haciendo esto?".

Otros sitios a los que ir

La serie "Sobrevive y Prospera" no podrá tener respuestas a todos tus dilemas, entre otras cosas porque yo no he podido vivir en mis carnes todos los desafíos a los que podría tener que enfrentarse un alumno de posgrado. Por ejemplo, yo siempre trato de evitar los laboratorios. De hecho, ni por todo el oro del mundo me colocaría una bata blanca y me pondría a juguetear con tubos de ensayo repletos de sustancias tóxicas o de virus contagiosos. Nunca he llegado ni a disolver uno de mis dientes de leche en Coca Cola. (Siempre pensé que era una ridícula forma de poner a prueba lo obvio; prefiero la opción de beberme la Coca Cola y de darle el diente al Ratoncito Pérez).

Para, de cierta manera, compensar mi característica intolerancia, Next Wave, de Science, ofrecerá el Foro de Sobrevive y Prospera. Si hay algo en alguna de las columnas que despierta tu interés y quieres saber más, puedes lanzar una pregunta al foro. Compartiré mis ideas al respecto de forma periódica. Pero como he dicho antes, no tengo todas las respuestas. Así que si alguien hace una pregunta o expone un apuro que te resulta familiar, por favor, no lo dudes: ofrece tu consejo o comparte una historia propia similar. Particularmente si trata de tubos de ensayo.
Y no olvides echar un vistazo a la página de recursos de "Sobrevive y prospera". Tendremos una lista, continuamente actualizada, de libros, artículos y páginas web. Pero necesitamos tu ayuda... Siempre estamos buscando información nueva, así que si encuentras algo que te resultó útil, comunícanoslo y lo añadiremos a nuestra colección. Tus colegas te lo agradecerán, aunque sea sólo en sueños.

 


--------------------------------

Los documentos en este portal son considerados valiosos por muchos de nuestros usuarios, por lo que hemos decidido mantenerlos como información histórica

Copyright © 2003 Portal Universia S.A. Todos los derechos reservados
(Avda. de Cantabria s/n - Edif. Arrecife, planta 00.28660 Boadilla del Monte) - Madrid. España.
Contacta con nosotros: Usuarios | Empresas-Instituciones-Medios comunicación
Código Ético | Aviso Legal | Política de confidencialidad | Quiénes somos: Sala de Prensa