Agenda investigación | Investigación | Catalogadores | Becas y ayudas | Asociaciones | Jobs Net | Contacta | Versión en Portugués  
Google
Presentación del proyecto
  Rincón del doctorando
  Diario de una doctoranda   estadounidense
  Carrera investigadora
  Testimonios de   científicos en el   extranjero
  Mujeres científicas
  El rincón español
  El rincón latinoamericano
  Emigración
  Desarrollo profesional
  La ética en la ciencia
   · Biotecnología
   · Ciencia      medioambiental
   · Consultoría      empresarial
   · Cooperación      humanitaria
   · Derecho de patentes
   · Edición científica
   · Informática
   · Medicina alternativa
   · Nanotecnología
   · Traducción e      interpretación científica
   · Otras salidas

La letra escarlata: consejos para obtener lo mejor, y evitar lo peor, en sus cartas de referencia

PETER FISKE

28 DE MAYO DE 1999

Imagínese la siguiente pesadilla: lleva años trabajando duro en un proyecto complicado con un tutor que se las trae. Ya puede ver, por fin, la luz al final del túnel. Está preparado para defender su tesis (si es que todavía es estudiante) y buscar empleo. Pero después de varios meses y docenas de solicitudes enviadas, sólo recibe cartas con respuestas negativas. Y no se explica por qué.

Otro miembro de su comité de tesis o un agradable profesor de otro departamento consigue, finalmente, que uno de sus colegas le conceda una entrevista. En el transcurso de ésta, su hipotético contratador posdoctoral le explica su dilema: es usted un candidato prometedor, su trayectoria es buena... pero la carta de referencia de su tutor NO.

Esta historia es real para mucha más gente de la que se imagina. En algunos casos, el estudiante y el tutor han tenido una relación realmente desastrosa, pero en otros casos el tutor simplemente no ha sabido proporcionar el tipo de apoyo o defensa adecuada – o suficiente – para el trabajo en cuestión.

El resultado es el mismo: las perspectivas laborales del investigador disminuyen considerablemente.

La mayoría de ustedes probablemente piensen que las cartas de su tutor están completamente fuera de su control. Después de todo, se trata de la opinión de su tutor, no de la suya, y la carta es confidencial. ¡Sorpresa! Usted puede, de hecho, ejercer una influencia notable sobre el contenido y el tono de las cartas que se mandan de su parte. Con buena planificación y comunicación, puede incluso mitigar aquellos aspectos negativos que su tutor podría querer incluir en el escrito.

¿Cómo son las buenas cartas de recomendación?

Habiendo revisado solicitudes para becas y para varios puestos de investigación posdoctoral, he tenido la oportunidad de ver un amplísimo repertorio de cartas de referencia, de estelares a abismales. Puede que piense que la diferencia entre una y otra estriba únicamente en el grado de alabanza. Sin embargo, hasta los logros más espectaculares pueden no recibir el trato que merecen si falla la estructura o el tono del escrito.

Las mejores cartas de referencia suelen tener las siguientes características:

  1. El redactor de la carta es conocido y respetado por el lector. (Él o ella es o bien un colega del lector o muy respetado entre los miembros de la comunidad científica).
  2. El redactor da ejemplos específicos y significativos de los logros del candidato y describe situaciones concretas que ilustran sus puntos fuertes.
  3. El redactor evalúa las habilidades del candidato, especialmente con respeto a otros científicos.
    La carta hace referencia a las destrezas y a las cualidades más importantes necesarias cara el éxito en el trabajo en cuestión.
  4. La carta es larga.

Por ejemplo, una buena carta de referencia podría decir lo siguiente:

“Ricardo es un investigador excepcional que podría situarse entre los mejores doctores que hemos tenido en nuestra institución en los últimos diez años. Cuenta con el empuje, la creatividad y las destrezas que se requieren para ser un astrónomo investigador del más alto nivel, incluso en el duro mercado laboral de nuestros días”.

En contraste, una carta que podríamos definir como “más pobre”:

“Ricardo ha mostrado dedicación y empuje a lo largo de toda su etapa doctoral. Tiene capacidad para una productividad continua en el campo de la astronomía”.

Creo que es bastante obvio cuál de las dos cartas constituye un mejor aval.

Piense como su tutor

Considere el proceso de redacción de las cartas de referencia desde la perspectiva de su tutor. Lo más probable es que él o ella tenga un interés genuino por su éxito futuro y esté dispuesto/a a escribirle una carta lo más positiva posible. De todas formas, también estará ocupado. Su carta de referencia puede representar sólo un guión de su extensa lista semanal de deberes y obligaciones.

También es posible que no tenga mucha información directa sobre la oportunidad u oportunidades que a usted le interesan. Y a pesar de que los tutores suelen estar al tanto de cómo redactar una buena carta de recomendación para un puesto universitario o de investigación posdoctoral, no sucede lo mismo si se trata de solicitar una de las becas del Congressional Science Fellowship Programme, por poner un ejemplo. Todo esto puede resultar en una carta de referencia mediocre y deslucida.

Las claves para obtener cartas de referencia excepcionales

A continuación, algunas maneras obvias de ayudar a su contacto a crear una carta mejor:

  1. Dele a sus contactos tiempo suficiente para completar la tarea. Si les pide que la hagan de un día para otro no sólo les agobiará sino que el gesto dirá mucho de su incapacidad para planificar y organizar su trabajo. Avíseles, pues, con bastante tiempo de antelación.
  2. Recuérdeles los plazos de vez en cuando. Incluso los contactos mejor intencionados pueden tener un lapsus, confundirse fechas o incluso perder parte de la información que requieren para elaborar el escrito. Los recordatorios periódicos no sentarán mal; al contrario, es probable que sus contactos los agradezcan.
  3. Prepáreles a fondo. Una buena estrategia consiste en entregar, a cada uno de sus contactos, un resumen, a modo de memorandum, del trabajo o de los trabajos que está solicitando. Incluya una copia de la descripción del puesto y cualquier otro material informativo del que disponga. En este resumen, dígales de forma explícita qué tipo de habilidades o destrezas son importantes para el trabajo en cuestión, y qué partes de su currículum puede ser interesante resaltar. Su margen de participación en la elaboración de la carta puede ser, como ve, todo lo amplio que usted se proponga.

¡Sepa lo que piensan acerca de usted ANTES de solicitar la carta de recomendación!

Lo ideal sería poder saber cómo de buena va a ser la carta de recomendación de su contacto ANTES de pedírsela. A pesar de que no pueda leer las mentes ajenas, probablemente sí que esté en condiciones de hacer una evaluación sólida de la salud de su relación profesional. Ésta será el mejor indicador de la calidad de su aval. A continuación, algunas estrategias útiles para la citada evaluación.

La primera: el contacto directo. Siéntese al lado del hipotético redactor de su carta de referencia y coméntele sus planes profesionales. Pregúntele directamente si considera que sus objetivos son realistas o no, o si tiene que ser más competitivo. Puede que le cueste tener una conversación de este tipo pero créame: vale más hacer saber estos asuntos antes de nada.

Lo peor que puede suceder es que ambos descubráis que existe una absoluta falta de correspondencia entre sus objetivos profesionales y los planes que su tutor considera más adecuados para usted, o entre ambas percepciones (la suya y la de su tutor) de su forma de llevar a cabo el trabajo. Lo mejor: que descubra que su tutor le apoya mucho más de lo que creía hasta la fecha y que le de consejos interesantes.

La otra estrategia es el enfoque indirecto: hable con uno de sus mentores, alguien con el que tenga mucha confianza (un miembro de su comité de investigación, por ejemplo, o quizás un colaborador de otra institución) y pídale que tantee a su tutor. Posiblemente pueda cosechar pequeños comentarios que le permitan evaluar a su tutor y la opinión que éste tiene de usted. Aunque es poco probable que su mentor comparta todos los detalles de la conversación mantenida, debería poder indicarle si está o no dispuesto a apoyarle, y de qué modo y con qué actitud.

¿Qué pasa si su tutor no está dispuesto a escribirle una buena carta de referencia?

A muchos estudiantes e investigadores posdoctorales les preocupa que la desaprobación de su tutor conduzca al inmediato desplome de sus carreras profesionales. Para mitigar los efectos de una carta de referencia que no está de su lado, propongo algunas estrategias. En primer lugar, es importante comprender la naturaleza de las críticas que le hace su tutor. Puede obtenerlas a través de conversaciones con su tutor o mediante todo tipo de métodos indirectos (dependiendo de la política de su departamento, puede que se le permita ver su expediente académico con sus evaluaciones anuales). En segundo lugar, una vez conozca bien el trasfondo de cada una de las críticas que le han hecho, hable con otra persona con la que tenga confianza, y que esté dispuesta a escribirle una carta avalándole, y pídale que su escrito haga mención de los puntos conflictivos de la carta de su tutor. Esta segunda carta puede ofrecer una “segunda opinión” de usted y puede incluso ayudar a presentar argumentos convincentes a favor de su persona, describiendo, por ejemplo, cómo supo tratar determinados asuntos con su tutor de forma constructiva. He leído cientos de cartas de referencia y puedo decirle sin reservas que esta estrategia es realmente eficaz a la hora de reducir el impacto de los comentarios negativos de uno de sus contactos.

Otra estrategia posible es optar por no utilizar la carta de referencia de su tutor. El contratador se preguntará, con toda seguridad, la causa de esta omisión, pero a la vez, es probable que se sienta más optimista con respecto a usted si todas las cartas que proporciona son uniformemente positivas y expliquen la naturaleza de su conflicto con su tutor. Si hace esto correctamente, es posible que su futuro jefe sea una persona mucho más madura que el malhumorado tutor al que tiene que hacer cara ahora...



--------------------------------

Los documentos en este portal son considerados valiosos por muchos de nuestros usuarios, por lo que hemos decidido mantenerlos como información histórica

Copyright © 2003 Portal Universia S.A. Todos los derechos reservados
(Avda. de Cantabria s/n - Edif. Arrecife, planta 00.28660 Boadilla del Monte) - Madrid. España.
Contacta con nosotros: Usuarios | Empresas-Instituciones-Medios comunicación
Código Ético | Aviso Legal | Política de confidencialidad | Quiénes somos: Sala de Prensa