Agenda investigación | Investigación | Catalogadores | Becas y ayudas | Asociaciones | Jobs Net | Contacta | Versión en Portugués  
Google
Presentación del proyecto
  Rincón del doctorando
  Diario de una doctoranda   estadounidense
  Carrera investigadora
  Testimonios de   científicos en el   extranjero
  Mujeres científicas
  El rincón español
  El rincón latinoamericano
  Emigración
  Desarrollo profesional
  La ética en la ciencia
   · Biotecnología
   · Ciencia      medioambiental
   · Consultoría      empresarial
   · Cooperación      humanitaria
   · Derecho de patentes
   · Edición científica
   · Informática
   · Medicina alternativa
   · Nanotecnología
   · Traducción e      interpretación científica
   · Otras salidas

 

Técnicas de entrevista: qué hacer cuando le digan "Hábleme sobre usted"

DAVE JENSEN

10/07/98



De todas las preguntas que se suelen hacer en el contexto de una entrevista de trabajo, ésta es la más frecuente. Se trata de una frase recurrida que le pueden lanzar en el momento más inesperado y, sobre todo, en aquellos momentos en los que justo coincide que está pensando en otra cosa... Quizás acabe de compartir un viaje en taxi con otro participante del congreso al que está asistiendo, y acabe de averiguar que es nada más y nada menos que el director general de una empresa; o mejor aún, acaba de impartir el mejor seminario de su vida, cuando descubre que uno de los directores de investigación que le ha estado escuchando parece tener un especial interés en que cubra una vacante en su grupo.

Y de repente, "la pregunta" temida alcanza sus oídos: "Hábleme sobre usted".

Por qué es un momento crítico de la entrevista

Esta petición es un "rompe-hielo". Es una oportunidad que se concede la persona que está al otro lado de la mesa para relajarse, escuchar y determinar hacia dónde encaminar el resto de la conversación. En definitiva: es un recurso sencillo para el entrevistador, pero que puede entrañar sutiles peligros para usted.

Esto se debe a que hay decisiones emocionales que se toman en la primera parte de la entrevista que resultan difíciles de superar más adelante. Un artículo reciente publicado en una revista de Recursos Humanos señalaba que muchos jefes de contratación se decidían con respecto a cada candidato entrevistado en cinco o diez minutos. Desde este punto de vista, todas las oportunidades que le fuesen concedidas para hablar sobre sus puntos fuertes o sobre su situación y aspiraciones en los primeros minutos de la entrevista deberían ser vistas como algo positivo. Sin embargo, también pueden constituir trampas, ya que si estas ocasiones no le encuentran preparado, estará cavando su propia tumba. Que no le quepa duda: sus respuestas desempeñarán un papel crucial cara el éxito o el fracaso de su día.

Siempre me ha llamado la atención el hecho de que haya muchos científicos a los que "la pregunta" les coge por sorpresa, en lugar de considerarla una certeza del día de la entrevista y, por lo tanto, algo para lo que prepararse específicamente. Aunque yo no creo que ésta sea la mejor manera de comenzar una entrevista, en muchas ocasiones en las que he tenido que entrevistar a personas, he utilizado esta frasecilla como fórmula de inicio porque me ofrece una idea del grado de preparación real de mis candidatos. Algunos científicos malinterpretan la pregunta y creen que les estoy diciendo: "Hábleme sobre su tesis doctoral". Muchos más piensan que les estoy pidiendo que me cuenten "muchas cosas" sobre ellos.

Lo que el entrevistador está buscando realmente

Cuando el entrevistador le pide que hable sobre usted, le está invitando a que proporcione un marco general para el resto de la conversación. Usted definirá el escenario en el que se encuadrarán el resto de las preguntas, que girarán en torno a varios aspectos de su vida académica y laboral. Si se prepara adecuadamente, tendrá en sus manos la oportunidad de virar la entrevista hacia las áreas en las que sabe que podrá moverse con más comodidad.

¿Y cómo se planifica uno para esto? Normalmente, no soy un férreo defensor del exceso de preparación para las entrevistas. En otras palabras, si ha leído cualquier cosa escrita por mí sobre el tema sabrá que no puedo recomendarle que lea ningún libro repleto de "las mejores respuestas para las preguntas más difíciles que le pueden caer en una entrevista", etc. Lo que creo es que necesita estar al tanto de lo que sucede durante el día de la entrevista, y esto implica conocer la dirección de las preguntas "probables". Me explico: es auto-conocimiento y confianza lo que requiere, no respuestas memorizadas ni ensayadas.

Excepto en un área: en ésta.

Su preparación

Necesita tener respuestas de dos minutos, cinco minutos y diez minutos de duración, respectivamente, para la pregunta: "Hábleme sobre usted". Todas las versiones han de estar perfectamente arraigadas en sus técnicas de presentación; deberá dominarlas tanto como su dirección de correo electrónico.

Como he mencionado anteriormente, esta pregunta de "hábleme sobre usted" (a partir de ahora "H.S.U.") surgirá con relativa frecuencia, aún cuando no esté buscando formalmente un empleo. Esta interrogación, pues, no se relega exclusivamente al ámbito de la entrevista de trabajo. Es por ello que es importante tener múltiples versiones de respuesta. En una entrevista, el jefe de contratación o de Recursos Humanos puede darle diez minutos de protagonismo; pero si está dentro de un taxi, con el director general que mencioné anteriormente, dispondrá de dos minutos como máximo. (He descubierto a lo largo de mi trayectoria profesional que hay muchas situaciones en las que la coincidencia te da la oportunidad de ponerte a pensar al instante; y el haber "pensado" con antelación resulta muy útil a posteriori).

Un buen marco para su respuesta a la pregunta H.S.U.:

1. Una breve mención a su situación presente. ¿En qué etapa de su trayectoria profesional se encuentra en este momento? Se semejaría a ese breve apartado de "perfil profesional" que muchos incluyen en la parte superior de su currículum.

2. Descripción de su progresión hasta llegar a su situación actual. Deberá centrarse en tres elementos principales: citar un problema que se le presentó en un momento dado, el enfoque que adoptó para solucionarlo y los resultados logrados. En una contestación de dos minutos sólo podrá tocar, brevemente, uno de los logros. (Escoja el que considere más apropiado dadas las circunstancias; no la niña de sus ojos).

3. Añada un cierre, único para cada situación, en el que señale una razón de peso por la cual considera que usted sería una buena aportación para la empresa para la que se está entrevistando. ¿De qué modos está usted específicamente formado para solucionar los problemas de esta empresa en concreto?

La brevedad es virtud. No hace falta que explicite que uno ha de ajustarse al tiempo que le ha sido concedido. No pensaba que tendría que referirme a este aspecto concreto hasta el otro día, cuando presencié como la presentación de un científico, al que se le pidió que hablase durante diez minutos, se prolongó más de veinte minutos.

Escribir y hablar de forma concisa es más difícil de lo que mucha gente cree. Por ello creo que la versión de dos minutos es la más complicada. Abe Lincoln, un orador excepcional, dijo una vez en una entrevista que podía escribir un discurso de veinte minutos en unas dos semanas", "pero que sólo necesitaría una semana para escribir un buen discurso de cuarenta minutos". Y luego añadió: "Puedo dar una presentación de dos horas sobre casi cualquier tema ahora mismo".

Lo que nunca debemos olvidar

- Pregúntele siempre al entrevistador de cuánto tiempo dispone para responder.
- Ésta es la única oportunidad que tendrá para dominar la conversación. Utilícela inteligentemente. Identifique claramente sus puntos fuertes. No permita que el temor a la auto-promoción personal le arrebate sus cartas en estos pocos minutos tan importantes.
- Cuando se refiera a uno de sus logros, disecciónelo en tres partes: el reto (el problema), el enfoque (sus habilidades de pensamiento crítico) y los resultados. Puede que le ayude recordar el acrónimo RER.

Para concluir

Recuerde que es importante escribir un guión y leerlo (¡en alto, por favor!) unas cuantas veces. Siéntase cómodo con él y haga las modificaciones pertinentes si tras leerlo en alto encuentra partes que no le suenan bien del todo. (Lo que queda bien en papel puede sonar poco natural cuando se reproduce oralmente. La frase hablada media sólo contiene nueve palabras, mientras que la escrita veintitrés).

Su respuesta personal a la pregunta "Hábleme sobre usted" es algo que llevará consigo a todas partes. El tener preparadas versiones de dos, cinco y diez minutos le podrá sacar las castañas del fuego en no pocas ocasiones. Se lo aseguro: a pocas herramientas profesionales les dará tanta utilidad.

--------------------------------

Los documentos en este portal son considerados valiosos por muchos de nuestros usuarios, por lo que hemos decidido mantenerlos como información histórica

Copyright © 2003 Portal Universia S.A. Todos los derechos reservados
(Avda. de Cantabria s/n - Edif. Arrecife, planta 00.28660 Boadilla del Monte) - Madrid. España.
Contacta con nosotros: Usuarios | Empresas-Instituciones-Medios comunicación
Código Ético | Aviso Legal | Política de confidencialidad | Quiénes somos: Sala de Prensa