Agenda investigación | Investigación | Catalogadores | Becas y ayudas | Asociaciones | Jobs Net | Contacta | Versión en Portugués  
Google
Presentación del proyecto
  Rincón del doctorando
  Diario de una doctoranda   estadounidense
  Carrera investigadora
  Testimonios de   científicos en el   extranjero
  Mujeres científicas
  El rincón español
  El rincón latinoamericano
  Emigración
  Desarrollo profesional
  La ética en la ciencia
   · Biotecnología
   · Ciencia      medioambiental
   · Consultoría      empresarial
   · Cooperación      humanitaria
   · Derecho de patentes
   · Edición científica
   · Informática
   · Medicina alternativa
   · Nanotecnología
   · Traducción e      interpretación científica
   · Otras salidas
Cómo llegar a dominar la temida entrevista

PETER FISKE

Una entrevista de trabajo puede convertirse en una de las partes más estimulantes y a la vez aterradoras en tu búsqueda de empleo. Es emocionante saber que de entre tropecientos aspirantes, has pasado la primera selección,  y eres  uno de los pocos candidatos al puesto. Sin embargo, ¡la entrevista en sí podría aterrorizarte! Hasta ahora, encontrar un empleo dependía única y exclusivamente de ti. De ahora en adelante, dependerá de alguien más.
Muchos científicos con los que he hablado describen una angustia parecida durante las entrevistas de trabajo. Por lo general, se suelen sentir seguros de sí mismos cuando hablan de su formación técnica y de sus habilidades, pero les asusta la idea de tener que mostrarse habladores y venderse a sí mismos para conseguir el puesto. Algunos tienen miedo de acabar siendo un diamante en bruto que irá perdiendo terreno ante una circonita bien tallada.  

No obstante, el mayor desafío que debe afrontar un científico en cualquier entrevista de trabajo- ya sea dentro o fuera de la investigación científica- es convencer a los que le están entrevistando de que es más que un mero científico.

Estarán más preocupados por tu capacidad para trabajar como miembro de un equipo y por tu habilidad para adaptarte a la cultura de la empresa, que por tu formación técnica. De este modo, tu trabajo no sólo consistirá en reafirmar tus habilidades técnicas, sino en mostrar también tu sensatez y capacidad de adaptación. Intenta darles la impresión de que eres alguien excepcional. 

Prepárate

En las entrevistas de trabajo, y en el resto de los procesos de búsqueda de empleo, la clave del éxito está en realizar una esmerada investigación. A menudo, esto supone algo más que dar un mero repaso a las estadísticas esenciales de la empresa o compañía con la que te estás entrevistando. La mejor investigación es aquella que se centra en conocer  la cultura de la empresa, el ambiente de trabajo y la misión de la compañía, tratando de pensar qué podrías aportar tú. Por mucha labia que tengas, nada puede superar este tipo de preparación. Un excelente medio para adquirir estos conocimientos es llevar a cabo una Entrevista Informativa. 

Todas las entrevistas no son iguales  

Dependiendo en qué etapa del proceso de selección te encuentres, te pueden hacer distintos tipos de preguntas. Normalmente, los entrevistadores se muestran dispuestos a adelantarte qué tipo de entrevista debes esperar. A continuación tienes una lista con los tipos de entrevistas más frecuentes:

1) Entrevista de preselección

Si vas a participar en entrevistas programadas dentro del campus universitario, o bien eres uno de los muchos candidatos que solicitan el puesto, el objetivo de la primera entrevista puede ser hacer una limpieza.

Las entrevistas de preselección, conocidas así en la jerga de planificación y colocación profesional, son breves (normalmente de unos 20 a 30 minutos) y están pensadas para hacer una primera barrida en el listado de solicitantes. Habitualmente, los empresarios hacen unas cuantas preguntas específicas. La pregunta más básica para un científico de nivel avanzado podría ser: "¿Por qué has solicitado este puesto de trabajo?"

2) Entrevista personal

La entrevista personal, en la que sólo participáis un único entrevistador y tú, es la más corriente.

3) Entrevista telefónica

En algunas ocasiones, normalmente por razones de tiempo y coste, un empresario podría querer una primera conversación telefónica contigo. Esto te da la ventaja de poder estar sentado en tu propio entorno, llevando puesto lo que quieras. Podrías estar disfrazado de Batman que no se enterarían. Sin embargo, estas entrevistas telefónicas se rigen por las mismas reglas de formalidad con respecto a preguntas y respuestas, que una entrevista normal. Las entrevistas telefónicas, como cualquier otra entrevista, deberían concertarse por adelantado, para que puedas prepararlas con tiempo. Las deberías hacer en un sitio tranquilo donde no haya absolutamente nada que te distraiga.

4) Entrevista individual ante un equipo

Este tipo de entrevistas, en las que participáis tú y varios entrevistadores, es bastante rara para trabajos de empresa de nivel inicial, pero es más habitual en empleos de mayor nivel. Pueden resultar algo más estresantes por la sencilla razón de que los entrevistadores te superan en número. Sin embargo, pueden llegar a ser más agradables porque debido a la variedad de gente que tienes ante ti, cuentas con más posibilidades de caer bien a  alguno de los entrevistadores.

5) Entrevista práctica

En algunos campos, tales como las finanzas y la consultoría, la entrevista práctica es la regla. En vez de hacerte preguntas sobre ti y sobre tu formación, el entrevistador te presenta una situación, normalmente un típico conflicto o problema de negocios, y te pide que des una estructura lógica para solucionar el problema. El objetivo es observar tu enfoque hacia la resolución de problemas (a ser posible de manera lógica y organizada), para evaluar tus aptitudes analíticas --puede que te dejen calculadoras y papel-- y ver cómo llegas a una conclusión lógica. Es poco habitual que dispongas de algún conocimiento previo específico sobre los tipos de industria o los temas acerca de los que te preguntarán, por tanto, es esencial que formules preguntas importantes, que sigas un proceso lógico de evaluación, y sobre todo, que llegues a una conclusión.

6) Entrevista de choque

¿Cuándo no es estresante una entrevista? Puede que tengas una respuesta distinta para esta pregunta, después de superar una entrevista de choque. Las entrevistas de choque están pensadas para ver qué tal soportas la presión. Puedes encontrarte con preguntas difíciles, con un entrevistador ansioso o uno que quiera desmoronarte intencionadamente. Habitualmente, si eres uno de los varios candidatos para un trabajo concreto, puede que te hagan una entrevista de choque. Es muy difícil estar preparado para un encuentro así, pero al menos es un consuelo saber que estas entrevistas se dan muy de vez en cuando. Si notas que alguien te está intentando estresar, simplemente respira hondo, date cuenta de que su objetivo es verte actuar bajo presión y muéstrate SERENO.  

¿ Qué me pueden preguntar?

Si te has documentado, puede que tengas algunas ideas sobre esto, y si posees alguna experiencia con las entrevistas, tus respuestas a algunas preguntas podrían estar bastante bien pulidas. No obstante, hay algunas preguntas obvias que casi cualquier científico podría prever, dependiendo de la situación. Por ejemplo, si has solicitado un trabajo para el que no se requiere una licenciatura en Ciencias, una pregunta irrebatible es:

"¿Por qué alguien con tu formación quiere trabajar aquí?". Casi todos los científicos con los que he hablado que han sido entrevistados para un trabajo poco habitual, han tenido que responder a esta pregunta. 

Knock 'em Dead,de Martin Yate, es uno de los libros más conocidos sobre entrevistas. En él se enumeran más de 100 preguntas con las que frecuentemente se pueden encontrar los candidatos durante una entrevista de trabajo,junto con las estrategias para responderlas. En mi experiencia con las entrevistas me han hecho muchas de estas preguntas, y verdaderamente, me hubiera ayudado bastante haberlas conocido de antemano. 

A continuación tienes un listado con algunas de las preguntas más formuladas por los empresarios cuando entrevistan a un científico, especialmente para un puesto que no sea de investigación. Tengo algunas sugerencias para responder a cada una de ellas, pero tus respuestas variarán dependiendo de tu formación y experiencia. 

"¿No estás sobrecualificado?"

  • Explícales que estás altamente capacitado, pero no sobrecualificado.
  • Diles que podrás ponerte al día bastante rápido.

"¿Cuál es tu mayor virtud?"

  • Háblales sobre una de tus mejores habilidades relacionadas con el puesto de trabajo.
  • Dales un ejemplo concreto de cómo la pusiste en práctica.

"¿Qué es lo que te interesa de este trabajo?"

  • Esta parece simple, pero sería mejor que te aseguraras de que sabes lo suficiente acerca del puesto de trabajo.

"Describe una situación en la que un trabajo o idea tuya recibiese alguna crítica".

  • Escoge un ejemplo que implique alguna crítica constructiva de tu trabajo.
  • Asegúrate de contarles cómo rectificaste la situación.

"Describe un proyecto en el que demostraras ------------------" (rellena el espacio en blanco: dirección, capacidad de trabajo en equipo, iniciativa, habilidades resolutivas, capacidad de aceptar críticas, etc.).

  • Cuéntales una historia (BREVE) sobre un incidente concreto, no les cuentes sólo lo que tú hiciste, sino háblales también del resultado final.

"¿Cuál es tu mayor debilidad?"

  • Guárdate la franqueza absoluta para tu terapeuta. Describe una debilidad que pueda considerarse una virtud.
  • Evita respuestas "cliché" del tipo " Soy un perfeccionista".
  • Muéstrales cómo llegaste a compensar esta debilidad, confiando quizás en la ayuda de otros miembros del equipo.

"¿Por qué abandonas la investigación científica?

  • Subraya lo positivo; no les digas que tenías el ánimo por los suelos o que nunca podrías encontrar un trabajo fijo; diles que buscas nuevos desafíos y un lugar en el que puedas poner en práctica parte del conocimiento abstracto que aprendiste en la universidad.

"Entonces, háblame de ti."

  • Céntrate en cómo tu formación está relacionada con el puesto de trabajo.
  • Limita el tiempo de tu respuesta a menos de tres minutos.
  • Intenta explicar cómo tu formación y experiencia te han llevado a solicitar este puesto.

Lista de control de una entrevista final

Llega temprano.

Date 10 o 15 minutos para sentarte y relajarte. 

Reconoce el sitio.

Si la entrevista va a tener lugar en un sitio en el que jamás has estado, pásate el día anterior por allí para asegurarte de que sabes cómo llegar. La seguridad de haber estado allí antes te ayudará. 

Llévate copias extras de tu currículo. 

Da un buen apretón de manos.

Si no tienes muy claro lo que es un buen apretón de manos, practica con tus amigos. 

Mantén el contacto visual.

Una sencilla técnica para saber si has conseguido un buen contacto visual: Toma nota mental del color de ojos de tu entrevistador. 

Pregunta.

Es mejor liquidar las preguntas al principio que ir saltando por las ramas. 

Sé tu mismo.

La gente es muy dada a hacer una imitación pobre de cualquier cosa.

Vestir a un científico para que tenga éxito: El caso de las mujeres

 


 

--------------------------------

Los documentos en este portal son considerados valiosos por muchos de nuestros usuarios, por lo que hemos decidido mantenerlos como información histórica

Copyright © 2003 Portal Universia S.A. Todos los derechos reservados
(Avda. de Cantabria s/n - Edif. Arrecife, planta 00.28660 Boadilla del Monte) - Madrid. España.
Contacta con nosotros: Usuarios | Empresas-Instituciones-Medios comunicación
Código Ético | Aviso Legal | Política de confidencialidad | Quiénes somos: Sala de Prensa